Pons Medical Research

Gestación subrogada y religión

Gestación subrogada y religión

La gestación subrogada es siempre un tema candente en los foros de Internet, ya que suscita muchas cuestiones polémicas desde el punto de vista ético. Por regla general, entre los argumentos en contra de la gestación subrogada aparecen los teológicos, que tienen una influencia bastante fuerte en las personas de fe, que sufren infertilidad y temen dar el paso adelante que puede ayudarles a conseguir el bebé por el que rezan. Veamos cómo aparecen particularmente las tecnologías de reproducción asistida y la maternidad subrogada en los religiosos de todo el mundo y cómo de flexibles se vuelven estos religiosos con el paso del tiempo y el desarrollo tecnológico de la sociedad. 

Gestación subrogada y cristianismo

El libro principal de todos los cristianos, la Biblia, no menciona directamente la maternidad subrogada, ya que esta técnica que utilizamos hoy en día (FIV) obviamente no se conocía en la época en que se escribió la Biblia. Así pues, lo único que podemos hacer es encontrar normas comunes pertinentes en este caso e intentar adaptarlas a los problemas morales modernos e interpretarlas de acuerdo con el quid de las Sagradas Escrituras.

Por un lado, la Biblia define el matrimonio como una unión entre dos personas y los hijos pueden ser el resultado de esa unión (Génesis 1:28, 2:24). En el Salmo 127:3 vemos que los hijos son un regalo para las parejas y que no todo el mundo es bendecido con ellos.

¿Qué dice la Biblia?

Por otro lado, podemos encontrar pocas historias sobre algo que hoy en día llamamos "gestación subrogada tradicional" y que no se utiliza en las Clínicas de FIV (La subrogación tradicional es cuando la madre de alquiler está genéticamente emparentada con el niño; hoy en día utilizamos la "subrogación gestacional" cuando la madre de alquiler sólo es portadora de un bebé, pero no tiene ningún vínculo genético con él).

Génesis 30:1-24 dice: "Cuando Raquel vio que no daba hijos a Jacob, envidió a su hermana. Le dijo a Jacob: "¡Dame hijos o moriré!". La ira de Jacob se encendió contra Raquel, y dijo: "¿Estoy yo en lugar de Dios, que te ha negado el fruto del vientre?" Entonces ella dijo: "Aquí está mi sierva Bilha; entra con ella para que dé a luz en mi nombre, para que incluso yo pueda tener hijos a través de ella." Así que le dio por esposa a su sierva Bilha, y Jacob entró con ella. Y Bilha concibió y dio a luz un hijo a Jacob".

Génesis 16:1-16 dice: "Sarai, la mujer de Abram, no le había dado hijos. Tenía una sierva egipcia que se llamaba Agar. Sarai le dijo a Abram: "Mira ahora, el Señor me ha impedido tener hijos. Acércate a mi sierva; puede ser que obtenga hijos de ella". Y Abram escuchó la voz de Sarai. Así pues, después de que Abram hubiera vivido diez años en la tierra de Canaán, Sarai, la mujer de Abram, tomó a Agar la egipcia, su sierva, y se la dio a Abram su marido como esposa. Y él se acercó a Agar, y ella concibióY Agar dio a luz un hijo a Abram, y Abram llamó el nombre de su hijo, a quien Agar dio a luz, Ismael. 16 Abram tenía ochenta y seis años cuando Agar le dio a luz a Ismael".

Hágalo todo por la gloria de Dios

Así que, en realidad, éste no es exactamente el caso que nos ocupa. No solicitamos la gestación subrogada tradicional, ya que madre de alquiler sólo es portadora de un embrión que fue puesto en su útero en el laboratorio, no por el contacto sexual con el padre genético, como se describe en la Biblia y sigue siendo aceptable, y este embrión se está desarrollando hasta convertirse en el bebé dentro de su vientre. Sí, Dios no le prometió tener un hijo, pero ¿significa que no puede luchar por su deseo de ser padre si las tecnologías lo permiten?

Sugerimos que no hay nada malo en la gestación subrogada en relación con las normas de las Sagradas Escrituras que hemos encontrado y debe ser 100% su propia decisión someterse o no a la gestación subrogada como forma de tratamiento de la infertilidad. Tanto si coméis como si bebéis o hacéis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios (Corintios 10:31).

Posición de la Iglesia católica

Sin embargo, la Iglesia católica expresó su postura oficial de otra manera. En el Documento llamado Donum Vitae prescribió que "la maternidad subrogada representa un incumplimiento objetivo de las obligaciones del amor materno, de la fidelidad conyugal y de la maternidad responsable; ofende la dignidad y el derecho del niño a ser concebido, llevado en el seno materno, traído al mundo y criado por sus propios padres; establece, en detrimento de las familias, una división entre los elementos físicos, psicológicos y morales que constituyen esas familias".

Por desgracia, allí no se especifica cómo perjudica exactamente a la institución social de la maternidad y a la dignidad del Niño que se lleva en otro vientre. Por cierto, la contracepción y la FIV no están permitidas por la Iglesia católica. "Tal fecundación (FIV) es en sí misma ilícita y se opone a la dignidad de la procreación y de la unión conyugal, incluso cuando se hace todo lo posible para evitar la muerte del embrión humano. Aunque no puede aprobarse la forma en que se logra la concepción humana con la FIV y la TE, todo niño que viene al mundo debe aceptarse en cualquier caso como un don vivo de la Bondad divina y debe ser educado con amor".

La Iglesia católica es una de las más fuertes del mundo y ejerce una gran influencia en la mente de la gente. Quizá por eso en los países donde prevalece el catolicismo la gestación subrogada está prohibida.  

Posición de la Iglesia Ortodoxa

La Iglesia Ortodoxa Rusa no es tan estricta como la católica. Por ejemplo, la fecundación in vitro (sin donación) está permitida aquí ya que este procedimiento "no parece ser diferente de la concepción natural y se produce dentro de las relaciones familiares y matrimoniales". En cuanto a la gestación subrogada, está estrictamente prohibida por la Iglesia ortodoxa rusa, incluso si se realiza de forma altruista. Por otro lado, si los padres genéticos están dispuestos a confesar sus pecados, la Iglesia ortodoxa rusa está dispuesta a bautizar a un bebé nacido de ese modo. "El hecho de un "nacimiento subrogado"no es en sí mismo un obstáculo para el bautismo de una persona, porque no es responsable del comportamiento de sus padres".

Sin embargo, hoy en día Rusia y Ucrania son los mayores destinos de gestación subrogada para todas las parejas desesperadas.

La Iglesia Ortodoxa Griega sugiere a las parejas infértiles que tengan una orientación espiritual bien definida y sean productivas en diversos campos de la vida social y espiritual, haciendo que su fe en Dios sea más fuerte y su alma más madura. La Iglesia también aclaró, que es difícil para ellos bendecir la práctica de las TRA (concepción no natural y asexual, preservación de embriones, PGD etc.) y la procreación que perturban el orden familiar normal ya que va en contra del Espíritu de la Iglesia. Al mismo tiempo, la Iglesia griega acepta la inseminación intrauterina homóloga sin donación de óvulos o la FIV con la cantidad total de embriones creados si todos ellos serán transferidos al útero de la madre genética (por supuesto, sólo para parejas casadas heterosexuales con infertilidad).

Gestación subrogada e Islam

En el mundo musulmán la gestación subrogada es algo bastante controvertido, ya que depende totalmente de la perspectiva desde la que se observe. La ley y la religión están estrechamente relacionadas entre sí en los países musulmanes. La ley islámica no sólo se basa en el libro principal de los musulmanes, el Corán, sino también en el Hadit o Sunna y en los pensamientos de los eruditos islámicos.

Allí existen dos escuelas diferentes: La suní y la chií. Los suníes son los seguidores de Mahoma y los chiíes son los seguidores del imán Alí, primo de Mahoma y gobernante del islam tras su muerte. Los eruditos suníes desautorizan la maternidad subrogada, ya que la madre de alquiler llevará el bebé formado por el esperma de otro hombre con el que no está casada. Según el islam, el matrimonio legal es el único precepto para la procreación de la vida, por lo que la reproducción por terceros es desafiante en el islam.

Por otro lado, los eruditos chiíes sí permiten la maternidad subrogada como tratamiento de la infertilidad, pero sólo para las parejas casadas (por eso es una práctica habitual en Irán o Líbano), porque consideran que el embrión en sí es un feto, que es totalmente diferente del esperma del padre genético. Al mismo tiempo, la transferencia de embriones se considera un traslado de un embrión de un útero a otro, por lo que no hay pecado en ello.

Hay muchas parejas infértiles en el mundo musulmán. Además, el derecho de familia islámico contempla la infertilidad de la esposa como el principal motivo de divorcio, por lo que las mujeres sin hijos siempre están bajo la presión psicológica y social de que su matrimonio se destruirá. Sin embargo, el matrimonio no suele romperse por la infertilidad masculina.

La donación está totalmente prohibida en el islam, ya que la importancia de la familia, el linaje y las relaciones consanguíneas es notable en el Corán: "Él (Alá) es quien ha creado a la humanidad a partir del agua, luego ha establecido la relación de linaje y matrimonio porque tu Señor tiene poder sobre todas las cosas" (Corán Sura Al-Furqan 25:54).

En la gestación subrogada genética sin donación, la ruptura del linaje es imposible, puesto que los padres biológicos ya son conocidos. No hay adulterio en la procedimiento de transferencia de embriones que se realiza en la clínica de FIV. La única cuestión que se plantea aquí es quién es la verdadera madre: ¿la madre de alquiler que da a luz al niño o la genética?

El Corán define la maternidad como "Sus madres son sólo aquellas que los concibieron y los dieron a luz (waladna hum)" (Al Corán Surah al-Mujadalah 58:2).

Así pues, se menciona todo el procedimiento desde el momento de la fecundación, pasando por el periodo de gestación y el parto. Así pues, el Corán niega incondicionalmente cualquier derecho a la madre genética en el acuerdo de gestación subrogada. Por otro lado, hay muchos ejemplos en los que la acción estaba prohibida por el Corán, pero se permitió de todos modos por la necesidad y los beneficios públicos (uso de insulina hecha de carne de cerdo o incluso trasplante de órganos reproductores).

El Profeta Muhammad dice: "Para cada enfermedad existe una cura, excepto la senilidad" (Hadit, Bujary y Muslaam). Por lo tanto, en caso de que estemos hablando de la gestación subrogada como una forma de tratamiento de la infertilidad y una necesidad absoluta para la procreación, es totalmente posible ya que ambas madres (subrogada y genética) están de acuerdo con sus papeles en este proceso y el sistema legal ayudará con la regulación de su estatus legal.

Como está escrito en el Corán "Enviamos apóstoles, antes que a ti, y les asignamos esposas e hijos" (Corán Sura Al-R'ad 13:38).

Gestación subrogada y budismo

El budismo se extendió por Asia y se dividió en tres grandes ramas, cada una con creencias, prácticas y matices culturales distintivos: El budismo Theravada en el sur y sureste de Asia (Sri Lanka, Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam), el budismo Mahayana en Asia oriental (China, Corea y Japón) y el budismo Vajrayana en Asia central (Tíbet).

El budismo se adhiere a la visión india básica, compartida con el hinduismo y el jainismo, de que la existencia humana forma parte de un ciclo continuo de múltiples vidas (samsara) cuyas circunstancias se rigen por las obras o acciones de cada uno (karma). No es sorprendente que los textos budistas ofrezcan poca orientación directa en cuestiones tan modernas como la inseminación artificial y la FIV.

Dado que el budismo suele valorar la renuncia a las ideas y considera el matrimonio o el divorcio como asuntos culturales o civiles más que religiosos, no existe aquí ningún mandato bíblico de ser fructíferos y multiplicarse. Mientras tanto, el budismo, a diferencia del cristianismo, el judaísmo o el islam, no hace de la procreación un deber moral.

Desde el punto de vista de los monjes budistas, gestación subrogada no está prohibida por las enseñanzas budistas. Si la gestación subrogada se hace con espíritu de generosidad, entonces se consideraría algo bueno. Muchas de las mujeres tailandesas, como seguidoras del budismo Theravada, tienen un fuerte deseo de ser útiles a sus congéneres que sufren la incapacidad de tener hijos. También las hay que poseen una fuerte motivación altruista para ayudar a las personas en estado de expiación suspendida por sus pecados con el fin de thamboon (acumular virtud). La población tailandesa, de la que 94% cree en el thamboon y la reencarnación, tiene una actitud tolerante hacia la gestación subrogada comercial.

Sin embargo, si la gestación subrogada se realiza con una intención malsana, utilizando el procedimiento para eludir la naturaleza, y concebir un bebé para beneficio personal con la intención de abusar del orden natural así como rebajar la dignidad de la humanidad se consideraría incorrecto.

Según las tradiciones budistas, los niños tienen derecho a conocer su origen desde que alcanzan la madurez. Lo mismo ocurre con el hinduismo, donde se permite la maternidad subrogada, pero no la donación desconocida, porque el niño no conocería su linaje.

Gestación subrogada y judaísmo

En la actualidad existen tres sectas del judaísmo: los judíos ortodoxos (unos 10%), los judíos conservadores (unos 5%) y los judíos reformados (85%).

La procreación es el primer mandamiento de la Torá: "Sed fecundos y multiplicaos y llenad la Tierra". La Torá tiene las mismas historias de intervención de terceros (gestación subrogada) que la Biblia. Desde este punto de vista, los niños actuales que nacen sin violar la sagrada intimidad sexual del matrimonio, así como la inseminación artificial por un donante, no son considerados como un acto de adulterio por las autoridades halájicas.

La otra categoría de intervención de terceros presentada en la Torá, demuestra la voluntad de rehacer las líneas familiares para superar la infertilidad. La continuidad familiar y tener un hijo tenía un valor tan grande que pasaba por encima de la norma social de los límites familiares. Cuando un hombre moría sin hijos, se ordenaba a su pariente más próximo que procreara con la viuda para perpetuar el nombre y la memoria del difunto. Cuando el marido de Tamar, Er, murió sin descendencia, su suegro, Judá, dijo a su segundo hijo, Onán: "Únete a la mujer de tu hermano y cumple con ella tu deber de cuñado y proporciona descendencia a tu hermano" (Génesis 32:8).

Así que, en principio, la Halajá rechaza la concepción omnicomprensiva de que todo debe "realizarse en el acto conyugal en el que los cónyuges cooperan como siervos y no como amos en la obra del Creador, que es amor". Y para todas las sectas de judíos la FIV está permitida si es obligatoria por razones de procreación. Incluso es posible hacer DGP ya que el alma no entra en el cuerpo hasta los 40 días (aún no hay cuerpo y el embrión se considera como "agua desnuda").

Los rabinos aceptan universalmente el uso de la tecnología médica, ya que "igual que un árbol no crece si no se abona, se ara y se desherba - e incluso si ya ha crecido, pero luego no se riega, muere. Así, el cuerpo es como un árbol: la medicina es el abono y el médico es el agricultor".

Sin embargo, todavía existen algunas controversias éticas en torno al proceso de gestación subrogada. Por ejemplo, está la cuestión de quién es la madre halájica del niño: ¿es la madre biológica o la gestacional? No está claro cuándo comienza la maternidad: ¿es en el momento de concebir o en el momento del nacimiento? Por eso los judíos prefieren que ambas madres, la gestacional y la genética, sean judías, para evitar problemas en el futuro respecto a la cuestión de si el bebé es judío o no.

Lo mismo ocurre con la recogida de esperma para cualquier forma de reproducción asistida, ya que la masturbación está prohibida. Pero, de hecho, incluso la TESE está permitida en caso de infertilidad, ya que la regla principal sigue siendo "sed fecundos y multiplicaos". En algunas fuentes se menciona incluso que es posible realizar la selección del sexo si la pareja tiene al menos cuatro hijos del mismo sexo.

De todos modos, la gestación subrogada no se recomienda a nadie según el judaísmo. Por lo demás, es mejor encontrar un buen rabino para que cada pareja infértil reciba un asesoramiento adecuado al respecto.

En conclusión, queremos decir que las fuentes primarias de los textos religiosos son, por supuesto, muy importantes para comprender los valores morales y éticos, protegidos por la humanidad durante siglos como una verdad sagrada e inmutable. Mientras tanto, debemos tener en cuenta que vivimos en un mundo en rápido desarrollo imbuido de progreso técnico, que nos da la capacidad de tratar enfermedades de una forma nueva, como nunca antes lo habíamos hecho. Y si hoy en día podemos tratar la infertilidad utilizando tecnologías de reproducción asistida, no pretendemos ser Dios, estamos intentando comprender este Mundo y al menos ayudar a Dios a traer nueva vida a él. Ya que aunque el embrión se haga en condiciones de laboratorio, la vida a sus primeras células debe dársela Dios.

Autor: Sukhanova Anna, asesora jurídica del Grupo Médico Pons

Compartir esta entrada

es_ESEspañol

Concierte una cita

× ¿En qué puedo ayudarle?